¿Cómo se planta café?

Feb 11, 2022 | 0 Comentarios

El cafeto es un tipo de árbol que crece sólo en determinadas condiciones de temperatura, humedad y altitud. De hecho, los cafetales se encuentran en zonas tropicales de América, África y Asia.

¿Cómo se planta café?
El primer paso es poseer las semillas con poder germinante de una cosecha reciente. Estos granos se plantan en semilleros para controlar su crecimiento y obtener plantones. Los semilleros contienen compost, muy nutritivo, y se riegan prácticamente a diario. Al cabo de unos 6-8 meses ya tenemos un plantón de cafeto en condiciones para ser trasplantado en un cafetal.

La siembra puede hacerse de forma manual o bien mecánica. Esto depende de la orografía del terreno y del tipo de explotación agrícola. En las pequeñas producciones de café de calidad la plantación y cosecha se realizan de forma manual.

Los cafetales 

Los cafetales se encuentran en zonas de cierta altitud, aunque depende de la variedad cultivada. Además, para que los cafetos tengan una buena producción de café es necesario que las temperaturas se mantengan entre los 18 ºC y los 24 ºC durante todo el año.

Los plantones se trasplantan preferentemente durante la época de mayor humedad, ya que necesitan de agua para arraigarse y crecer. Los cafetos deben tener como mínimo unos 2 metros de separación entre hileras y un metro de distancia entre uno y otro dentro de la hilera. Esta es la densidad en un cafetal estándar.

El sol y la lluvia son factores importantes para el crecimiento y salud de los cafetales en el proceso del café. La lluvia debe ser constante con precipitaciones repartidas a lo largo del año. En lo que se refiere al sol, con más de 1800 horas de exposición directa al año, los cafetales necesitan más agua y aumenta el riesgo de enfermedades y plagas. Por eso, en algunas zonas se cultivan los cafetos a la sombra.

¿Qué es el cultivo a la sombra? 

Se trata de un cultivo tradicional y sostenible ambientalmente. En este tipo de caficultura, se mezcla el cultivo de cafetos con otros árboles de mayor tamaño. Así, en zonas de mucho sol, la sombra de los árboles protege los cafetales, se mantiene una temperatura más constante tanto en verano como en invierno y se preserva la diversidad de flora y fauna ayudando así al control de plagas.

Además, los árboles fijan mejor el nitrógeno en el suelo y evitan la erosión. El fruto del café, en estas condiciones, crece de forma más lenta, de modo que adquiere mayor calidad.

Los cultivos a la sombra necesitan de mayor separación entre cafetales para dar espacio a los demás árboles. Estos pueden ser forestales, es decir árboles que después se pueden vender como madera una vez amortizados; o bien agrícolas como los árboles de aguacate, naranja, mandarina o nuez de macadamia. De este modo, el productor puede obtener beneficios de los otros cultivos.

¿Cómo mantengo mi cafetal?

La siembra y la cosecha no son los únicos factores importantes en la producción de café. El mantenimiento de los árboles tiene un papel decisivo en cómo se cultiva el café.

Los cafetos deben podarse periódicamente para que se mantengan entorno a los 2 metros de altura. De esta forma se facilita el cuidado y la cosecha de café.

En algunos casos se recepan, es decir, se corta el árbol solo unos centímetros por encima del suelo. Eso obliga al cafeto a volver a crecer y formar ramas de nuevo. Este método ayuda a alargar la producción de café de un cafeto una vez empieza a decrecer.

En otros casos es necesario sustituir los cafetos no productivos por nuevos plantones de árbol de café.

La siembra, los cafetales, su mantenimiento es el principio de un largo proceso de producción de café para que llegue el mejor café tostado a nuestras casas. En muchas partes del planeta, la caficultura está en manos de pequeños productores artesanales que practican un cultivo responsable y sostenible.